Campo y ciudad un choque inevitable

Durante siglos, las vegas fueron fuente de desarrollo y de riqueza. Los pueblos se asentaban y crecían junto a terrenos fértiles que proporcionaban el alimento necesario para la subsistencia. Terrenos apreciados, cuidados con mimo para conseguir sacar de ellos lo mejor. Pero el avance de las ciudades, del mundo urbano, ha puesto en riesgo la subsistencia de las vegas, también de la Vega de Granada.

La Vega de Granada es una enorme extensión de más de 200 kilómetros cuadrados, formada por la sedimentación de los ríos Genil, Monachil y Dilar, en la parte occidental de Sierra Nevada. Una extensión de gran riqueza, con buenos acuíferos, que la hicieron ser muy apreciada ya por antiguas civilizaciones. Una auténtica despensa que permitió la subsistencia del hombre.

Pero el avance irrefrenable del urbanismo a partir del siglo XX y el abandono de la agricultura está poniendo en serio riesgo a la Vega de Granada. Como en otras muchas vegas, los pueblos se han extendido, invadiendo terrenos agrícolas, crecimiento lógico, pero de fatales consecuencias. Junto a ello, hubo épocas recientes en las que se desarrollaron sin control todo tipo de urbanizaciones, se sobreexplotaron los acuíferos y se desviaron cauces para favorecer la construcción. Y, además, no se puede olvidar el descuido de las tierras por el abandono de los usos agrarios la mala gestión.

Todas ellas heridas serias, casi mortales si se suman. La Vega de Granada, como tantas otras, está amenazada, corre el riesgo de desaparición si no te toman medidas. De hecho, existe todo un movimiento cuyo objetivo es precisamente ese: evitar que estos terrenos antaño tan importantes, acaben desapareciendo por el empuje del urbanismo y sus necesidades. Se trata de sensibilizar sobre la importancia ambiental de estos espacios, de promover su uso responsable y nuevas formas de mantenimiento y conservación mediante planes específicos. Las vegas son parte de nuestra historia han sido esenciales en el desarrollo de los pueblos, por eso la importancia de mantenerlas.

Conoce la historia detrás del pueblo de Peñuelas.

Esta pequeña localidad ubicada en el lado sur, se encuentra exactamente dentro de la zona municipal de Lachar. este pequeño pueblo fue creado por el IARA, anteriormente conocido para su creación como el Instituto Nacional de colonización, a mitad del siglo XX el instituto decidió la repartición del terreno para las familias encontradas en la región, por lo que cada familia tuvo su casa y una parcela de tierra para su uso goce y disfrute, además del título de propiedad, con un método de pago que podía durar décadas incluso, dado el poder adquisitivo que presentaban dichas familias para la época, pero incluso así, esto se pudo llevar a cabo y fue todo un éxito.

cuentan este caso a sus empleados como muestras del éxito que se puede lograr en la vida trabajando duro. Mientras ha tomado nota de esta estrategia y está pensando en crear alguna similar aplicable a sus empleados.

Las personas debían poseer ciertos atributos para ser considerados parte del lote, en este caso eran los hombres los más considerados para el momento, pero estos debían cumplir con ciertos requisitos físicos, de edad, salud e incluso estatus social, además de una experiencia laboral en el campo agrícola que databa por lo menos de 2 años en experiencia.

La localidad estaba conformada por unas 140 casas de diferentes dimensiones y distintas formas, que formaban un rectángulo por todo el arroyo del Salto del Fraile por el Castillo de Tajarja.

La principal razón por la que se realizó este acto era para darle una amplia productividad al campo agrícola o los campos encontrados en la zona y sus alrededores, por lo que las personas rápidamente se interesaron en trabajar por un techo digno en el cual vivir, ya que los servicios con los que contaba la comunidad eran bastante buenos para la época, hablamos en este caso de edificaciones o casas médicas, la oficina del ayuntamiento, las iglesias, escuelas por lo que varias de las casas fueron otorgados a maestros de esas escuelas, almacenes y un cementerio, era prácticamente una comunidad bastante completa. Por supuesto, trabajaron en la implementación

El proyecto de la construcción del pueblo comenzó en los años 40 y en 1960 fue terminado completamente, según los planos del arquitecto José García-Nieto Gascón.

la Costa Tropical granadina

La diversidad de paisajes que la provincia de Granada ofrece es una de las riquezas casi únicas en el mundo. En apenas unos kilómetros es posible contemplar montañas nevadas, vegas verdes y playas doradas. Y es que es cierto que Sierra Nevada suele atraer buena parte de los focos turísticos de Granada, aunque la costa cada vez gana más peso entre los visitantes, sobre todo, es obvio, en la estación del estío.

Ojo, no hay que olvidar que en Granada suele haber una media de 320 días en los que el sol luce al cabo del año; la temperatura media suele andar en torno a los 20 grados. Con este escenario, y con un verano idílico además en la provincia, la Costa Tropical granadina se convierte en una alternativa de oro.

Multitud de playas y de coquetas calas de aguas claras se extienden por el litoral de Granada en un total de 73 kilómetros. La costa tropical –lo de tropical es una nomenclatura que queda atribuida por el privilegiado clima del que Granada goza todo el año- la forman diecinueve municipios, cuyos encantos logran el deleite de los turistas de todo el mundo.

Almuñécar, fundada nada más y nada menos que por lo fenicios bajo el nombre de Sexi, acoge buenas playas, un festival estival de jazz, un castillo de origen árabe y restos romanos. Las casas blancas de Salobreña serán otro paraíso de playas para el visitante que se adentre en la costa de la provincia de Granada. Motril, por su parte, es el núcleo urbano más grande de Granada. La belleza de su palacio nazarí se complementa con hermosas iglesias y con playas de mucha calidad.

Si lo que el visitante busca es la serenidad de las calas y de las playas más apartadas, Granada es el lugar propicio. Murtas, Otívar, Rubite o Albuño son algunos ejemplos de estos edenes terrenales.

El vetusto metro de Láchar

El panadero que hace años adquirió unas máquinas completamente históricas del año 1919 están ahora mismo en completas ruinas debido principalmente al vandalismo y también al flujo natural del tiempo.

Son aficionados de la arqueología de la industria, y sienten completamente en igual proporción tristeza y también gozo cuando pasean por Láchar acompañados de Francisco Rozúa. En estos terrenos que están poblados con diversa vegetación este empresario que se encuentra jubilado tiene un tesoro como esta locomotora que compró del primero de todos los metros que han circulado por la capital española, junto con uno de los vagones del mismo. Sin duda esto es algo increíble para los dueños de la empresa www.reparacionescalderas.es que saben reconocer la magia detrás de esta hazaña.

Rozúa también adquirió un bus que utilizó el ahora Santo Juan Pablo segundo al momento de entrar por Granada una vez que su papamóvil se hubiese averiado en el año ochenta y dos. Este día lo recuerdan con júbilo en la empresa https://www.reparaciondecalderasmadrid.es  y también José un empleado de antenistas Barcelona que es sumamente devoto y dice que conocer a Juan Pablo segundo le cambió la vida.

A pesar de toda la magia detrás de estas piezas de la historia patria, las mismas se encuentran en un terrible estado y pronto podrían convertirse en pedazos de chatarra obsoletos y sin valor de museo. Por allá por el año 1987 Francisco se llegó a enterar de que el metro madrileño estaba por renovar su flota de vehículos y entonces al saber que se desharían de la flota le dijo a su esposa que le regalara uno de estos trenes de cumpleaños. Y luego de dos años y tres millones de las ya inexistentes pesetas españolas, el pedazo de historia llegó a su pueblo en los noventa.

Sin dudas que esta es una pieza importante de la historia de nuestro país y es una lástima que entre los vándalos y el descuido se esté deteriorando de la manera en que lo está haciendo.

El Castillo de Láchar tiene un dueño mexicano

El castillo Láchar ubicado en Granada (específicamente en Andalucía) es un bello recinto que viene fortificado y con aspecto de palacio. Es sumamente antiguo, su construcción se especula que  fue realizada alrededor de la época nazarí, pero luego de un tiempo, se le hizo una reforma que le dio una apariencia arabesca-romántica que fue diseñada entre el final del siglo 19 y el siglo 20. Es un castillo inmenso como lo es bello cubriendo una cuadra completa en el núcleo de Láchar y no está muy lejos del río Genil. Varios miembros del equipo de www.fontanerosmadrid24horas.net se dieron el gusto de ir a visitarlo y quedaron más que deslumbrados por el bello estilo arquitectónico que presentaba.

Uno estimaría el costo de este castillo en millones de euro fácilmente, sería una suposición razonable pensar que comprarlo acarrearía un costo de esa magnitud. Es un castillo antiguo después de todo, y es inmenso, viene consigo toda la razón para ser muy costoso, no como los precios ofrecidos para reparar persianas en cerrajeros Marbella. Sin embargo, un ejecutivo mexicano llamado Salvador Diego Alonso Rivera el cual tiene 57 años y lleva años de trabajo en la industria compró el Castillo de Láchar en nada más ni nada menos que 250.000 euros. Esto se debe al hecho de que los vendedores se encargan de una hipoteca que tiene un valor inmenso de más de cinco millones de euros.

Es gracioso pensarlo pero si se investiga en una página web el precio de una residencia normal de 4 habitaciones a un precio promedio que rodea los 210.000 euros, lo que significa que se pagó tan solo 40.000 euros más para adquirir un castillo antiguo que un área que recubre 1.750 metros cuadrados, con cuatros salones. A pesar de la oferta tentadora hay que recordar que la vivienda viene con la carga de varias hipotecas que juntas suman más de 5.000.000 de euros.

Evidentemente una oferta tan atractiva no se le va a llegar a alguien tan fácilmente sin tener ningún aspecto negativo. Para poder sostener la casa, el alto ejecutivo mejicano tendrá que asumir una gran cantidad de costos como la restauración de las cubiertas, por ejemplo. Y para cualquier renovación, reparación que necesite en los sistemas eléctricos sabe que puede contar con Electricistas Madrid incluso por consultas telefónicas.

“Una historia de amistad”

Granada es una ciudad que puede despertar el apetito cultural de los visitantes con multitud de actividades. Tampoco en verano cesa el afán divulgador de los programadores y comisarios granadinos, que se esfuerzan por atraer al máximo número de personas mediante la vía del conocimiento.

Por ejemplo, seguro que a muchas mentes inquietas, del propio Estado español o de más allá de nuestras fronteras, les interesa conocer mejor cómo fue la relación entre dos de nuestros genios más importantes, el pintor Ignacio Zuloaga y el músico Manuel de Falla. “Una historia de amistad” es un proyecto expositivo que repasa con mimo cómo ambos artistas colaboraron, entablaron una noble amistad y se respetaron hasta sus últimos días, en un tiempo en el que los lúcidos acababan entendiéndose. El Museo de Bellas de Granada acoge esta interesantísima muestra.

Pero Granada es también un territorio vanguardista y abierto a las últimas tendencias del arte, como cualquier turista podrá comprobar si se informa correctamente. La exposición que el Centro Federico García Lorca de Granada dedica al artista Pascal Monteit es un ejemplo de este carácter modernista de la ciudad. En esta muestra será posible contemplar la combinación de fotografías, pinturas y dibujos que el artista francés es capaz de plasmar sobre el blanco. La vanguardia más absoluta a la que representa Monteit –incluye incluso elementos de las nuevas tecnologías en su arte- homenajea y evoca en Granada a genios andaluces como Federico García Lorca o Manuel de Falla.

En una ciudad que cuida especialmente a la música y la danza, no pueden faltar tampoco citas en vivo que deleiten a quienes estén de paso por Granada. Así, el Ballet del Teatro Nacional de Praga representará en el Teatro del Generalife de la ciudad nazarí el ballet de ‘El lago de los cisnes’ y la obra ‘Un cisne entre cipreses’. La propuesta de la compañía, que cuenta con Petr Zuska como director y con un elenco de jóvenes y virtuosos integrantes, buscará la excelencia en Granada.

Visita Granada

Granada puede presumir de ser una tierra muy atractiva desde la perspectiva turística. Los encantos que ofrecen son muy variados, sin faltar una potente oferta cultural que acabe por seducir a un visitante más exigente desde el punto de vista intelectual. Así, las propuestas de Granada en el apartado vinculado a la cultura van mucho más allá de la típica visita a la Alhambra.

albaicinHasta el 17 de julio, y después de que se inaugurara el pasado día 10 de mayo, es posible contemplar en la Capilla del Hospital Real de la capital granadina la exposición dedicada a El Gran Capitán, una figura clave para poder entender las peripecias triunfales de los Reyes Católicos. Este personaje, que vivió en los siglos XV y XVI, fue fundamental en las victorias contra los ejércitos otomano y francés y en la manera de poder entender mejor el arte de la guerra.

Durante todo el mes de julio Granada también ofrece a sus oriundos y visitantes la oportunidad de disfrutar con la “Impresiones sinfónicas para piano y orquesta”, una selección de documentos históricos pertenecientes al legado del gran Manuel de Falla. Precisamente el auditorio Manuel de Falla será el encargado de auspiciar esta cita.

También en julio –se viene desarrollando desde el 17 de junio- se puede contemplar en Granada la muestra relativa al 65 Aniversario del Festival Internacional de cerrajeros de Granada. Por medio de proyecciones cinematográficas, fotografías, carteles y demás objetos conmemorativos es posible repasar y revivir los momentos que sirvieron de culmen a la música y la danza en Granada desde el año 52.

Para cuando las noches de Granada se vuelven agradables, el sol da una tregua y una brisa plácida se apodera de la ciudad, gozar con una película en la Plaza de las Culturas es algo muy recomendable. Puede ser un respiro propicio para los turistas contemplar cada semana, en horario de diez de la noche, una película en el Centro Cultural de Caja Granada.

Caminar por Granada

La actual ciudad de Granada no podría entenderse a día de hoy como tal si no fuera por el embrión que supuso en su posterior desarrollo el barrio del Albaicín, declarado Patrimonio de la Humanidad allá por el año 1984. El legado árabe del Albaicín, pasadas las centurias, sigue intacto y ofrece al turista un embrujo que no podrá encontrar en muchos lugares del mundo.

Caminar tranquilamente por las callejas y plazas del Albaicín es hacerlo por la Historia de Granada y de Andalucía. Por tanto, si se está en Granada, una visita obligada es ésta. Para ello, hacer una ruta es lo idóneo. La Puerta de Elvira podría ser el comienzo de la travesía, pues era la entrada que tradicionalmente se usaba para llegar a la ciudad de Granada; sobre la Plaza de San Gil y al pie de una colina, la Puerta de Elvira impactará al visitante, pues a partir de ella los ojos se deleitarán con la primera impresión de jardines moriscos y sus cármenes o casas muy típicas del barrio.

En nuestra ruta por el Albaicín, y una vez surcada la plaza de Santa Ana, el segundo punto obligado debería ser la Carrera del Darro, una calle sencillamente mágica. La estrechez de la calle se alía con los reflejos increíbles en el valle del río que la colinda; además, en muy corto espacio se aglutinan edificios tan hermosos y emblemáticos como el Convento de Santa Catalina de Zafra, la Casa de Castril, la Casa de los Condes de Arco o los Baños Árabes del Bañuelo.

Basta con seguir por Darro para toparnos con otro emplazamiento genial en la ruta, el famoso Paseo de los Tristes. Justo desde allí se puede iniciar la ruta que nos guiará hasta el Sacromonte, donde todo tiene un aroma a flamenco, cuevas y misterio inigualables. Meterse en las entraña de la Alcazaba Cadima o Vieja es otra de las recomendaciones imprescindibles. Los aljibes y miradores de aquella zona pondrán la guinda definitiva a esta escapada turística.

La cultura Lorquiana y la Vega de Granada

Federico García Lorca pasó a la historia como un poeta, ensayista y dramaturgo universal, de todo el pueblo, eso es verdad. No obstante, las referencias y las evocaciones de Lorca a la idiosincrasia y las formas de vida de Andalucía son manifiestas en su obra. La cultura andaluza y el folclore del sur del Estado español del primer tercio de siglo veinte son absorbidos por la tinta de García Lorca.

Pero, ojo, que la esencia de su tierra más oriunda también ocupa un papel importante en su obra. Una buena prueba del arraigo de Federico en la Vega de Granada son los ‘Poemas de la Vega’, una antología que recoge los versos más campestres, agrícolas, terreros y campesinos del inmortal artista.

El amor de Lorca por las tierras de su infancia y su juventud es grande. Basta con leer los versos que le dedicó a su zona para darse cuenta de cómo sintió en sus primeros años el influjo del entorno rural más cercano.

Fue una red de profesores y de centros educativos (Vega Educa) la que instó a reunir los poemas más locales de Lorca en una obra. Con la asesoría y el prólogo del también poeta granadino Luis García Montero, ‘Poemas de la Vega’ vuelve a sacar pecho del hecho de que Lorca nació en la Vega y estaba orgulloso de ello.

Vega Educa se ha movido en esta iniciativa por el sentido del lema “piensa global, actúa local” y por el anhelo de defender la esencia de una de las zonas más fértiles de todo el Estado español, que en estos últimos lustros se ha visto atacada por el boom de la construcción y por la aparición de otras actividades industriales. Pero, sin duda, ‘Poemas de la vega’ viene a hacer justicia a un hecho evidente, que Federico García Lorca está presente en los corazones de todos y cada uno de los habitantes de Fuente Vaqueros y de los pueblos de la Vega de Granada. Podemos decir que, al fin, Lorca es poeta y profeta en su tierra.

La Vega Baja

La Vega Baja, en la provincia de Granada, se localiza en la ribera del río Genil. Su rol dentro de la Vega de Granada y de la propia provincia es más que destacado. Por ejemplo, en uno de sus municipios, Chauchina, se sitúa el conocido en todo el mundo como Aeropuerto Internacional Federico García Lorca, uno de los puntos estratégicos para el desplazamiento de usuarios de vuelos andaluces.

Siguiendo con el pueblo de Chauchina como hilo, podemos llegar a ver la enorme historia que posee. Y es que tenemos que remontarnos hasta el periodo del neolítico medio para hablar de “las catorce fanegas”, yacimiento en el que fueron encontrados los primeros restos de Chauchina; una pieza de brazalete de caliza en un tono marengo oscuro casi negro y una vasija de panza globular son algunos de esos restos del neolítico.

Las condiciones de vida tan propicias con las que Chauchina cuenta han podido favorecer la sucesión de distintas civilizaciones en la zona desde el neolítica; no hay que olvidar que esta tierra cuenta con una frondosa y variada vegetación, con recursos holgados de agua, con muy diferente y rica fauna y con unos suelos llanos, fértiles e idóneos para desarrollar la actividad agrícola.

Pero tras los restos del neolítico, en Chauchina se abre un plazo en la Historia del que no se tienen hallazgos. Hasta unos tres siglos antes de Cristo no se vuelve a recibir una nueva aportación histórica; una moneda íbera de Cástulo es el hallazgo que se halla en la parcela de la Casería de San Francisco.

Chauchina y la Vega de Granada también se convierten en protagonistas de la Historia cuando quedan adscritas a Ilíberis en lo referente a la administración y la política, mientras que la red comercial de Roma se encarga de gestionar el apartado económico. Cuando las tropas musulmanas llegan a la zona, Chauchina pasa a ser una alquería en la que se hospedan casi mil personas; de esta época es la torre militar que aún se conserva en la pedanía de Romilla.