Puente de Láchar

El Puente de Láchar es sin duda uno de los emblemas del municipio granadino de Láchar, que puede presumir con orgullo de acoger en sus entrañas una construcción diseñada por el archiconocido arquitecto ingeniero civil francés Gustave Eiffel. Está claro que Láchar no es París, pero, ojo, ambos territorios comparten al menos el nexo común de diseño del padre de la memorable Torre Eiffel.

puenteLa estructura y el armazón que componen el grueso del Puente de Láchar son de hierro. Todas las piezas del puente están colocadas, ensambladas y armadas con la simple intervención humana del remache; para dar vida al puente no hizo falta soldar ninguna de las piezas de hierro, lo cual llama bastante la atención.

El Duque de San Pedro y también Conde de Benalúa, Don Julio Quesada-Cañaveral, que pasaba algunas temporadas en el lugar, se benefició de la buena labor del puente, por el que pasaba el ferrocarril. Esto le permitió que, por ejemplo, llegaran a visitarlo personalidades del cariz del mismísimo Alfonso XIII.

Y es que don Julio Quesada-Cañaveral era prácticamente el absoluto poseedor de las tierras que conformaban el término municipal de Láchar; además era el propietario de varias azucareras de la zona de la Vega. Una vez que las plantaciones y los cultivos entraron en una mala época y fueron poco a poco desapareciendo, el uso del ferrocarril fue cada vez menor. Así, pronto se pasó a un nuevo escenario en el que los coches sustituyeron al ferrocarril en el paso por el Puente Eiffel.

Lugares de la península Ibérica como Oporto, Huelva, Gerona, Salamanca o Biarritz comparten también Láchar el privilegio de tener un puente diseñado por el eximio arquitecto Gustave Eiffel. Los lachareños, como no podía ser de otra forma, pueden presumir de este puente, que en la actualidad además facilita el tránsito y la comunicación entre el propio Láchar-Peñuelas y el municipio de Pinos Puente.