La Vega Baja

La Vega Baja, en la provincia de Granada, se localiza en la ribera del río Genil. Su rol dentro de la Vega de Granada y de la propia provincia es más que destacado. Por ejemplo, en uno de sus municipios, Chauchina, se sitúa el conocido en todo el mundo como Aeropuerto Internacional Federico García Lorca, uno de los puntos estratégicos para el desplazamiento de usuarios de vuelos andaluces.

Siguiendo con el pueblo de Chauchina como hilo, podemos llegar a ver la enorme historia que posee. Y es que tenemos que remontarnos hasta el periodo del neolítico medio para hablar de “las catorce fanegas”, yacimiento en el que fueron encontrados los primeros restos de Chauchina; una pieza de brazalete de caliza en un tono marengo oscuro casi negro y una vasija de panza globular son algunos de esos restos del neolítico.

Las condiciones de vida tan propicias con las que Chauchina cuenta han podido favorecer la sucesión de distintas civilizaciones en la zona desde el neolítica; no hay que olvidar que esta tierra cuenta con una frondosa y variada vegetación, con recursos holgados de agua, con muy diferente y rica fauna y con unos suelos llanos, fértiles e idóneos para desarrollar la actividad agrícola.

Pero tras los restos del neolítico, en Chauchina se abre un plazo en la Historia del que no se tienen hallazgos. Hasta unos tres siglos antes de Cristo no se vuelve a recibir una nueva aportación histórica; una moneda íbera de Cástulo es el hallazgo que se halla en la parcela de la Casería de San Francisco.

Chauchina y la Vega de Granada también se convierten en protagonistas de la Historia cuando quedan adscritas a Ilíberis en lo referente a la administración y la política, mientras que la red comercial de Roma se encarga de gestionar el apartado económico. Cuando las tropas musulmanas llegan a la zona, Chauchina pasa a ser una alquería en la que se hospedan casi mil personas; de esta época es la torre militar que aún se conserva en la pedanía de Romilla.