Factores distintivos de la Vega de Granada

Si tuviéramos que humanizar la provincia de Granada, diríamos sin duda que el corazón que se encarga de bombear al resto de arterias es la Vega de Granada. Bien arropadita en el centro de la provincia, la Vega se encuentra en un punto privilegiado de Andalucía; al norte se topa con Los Montes; al este, con la comarca de Guadix se abre paso; al sureste, la Alpujarra Granadina desarrolla su espacio; al sur, la Vega colinda con el Valle de Lecrín; al suroeste se extiende la comarca de Alhama; al oeste, finalmente, se sitúa la comarca de Loja.

Quizá uno de los factores distintivos de la Vega de Granada, donde se encuentran municipios como Láchar-Peñuelas, sea el hecho de que la conforman muchos pueblos (cuarenta y un municipios en las que pueden trabajar hasta cerrajeros santander) y que éstos poseen una media de densidad de población más alta que las del resto de localidades de la provincia. Veintiuno de los cuarenta y un municipios de la zona cuentan con menos de quince kilómetros cuadrados de extensión.

En la Vega de Granada nos encontramos con dos manifestaciones orográficos principalmente. Por un lado, la parte occidental se caracteriza por la preeminencia de la llanura; por otro lado, el resto de la Vega está formado por terreno montañoso, pues en él se sitúan Sierra Nevada, Sierra de la Alfaguara y Sierra de Huétor.

Es obvio que la Vega está condicionada por el enorme impacto que en ella tiene la propia capital de Granada; la ciudad nazarí es el enclave más habitado de la Vega (y de la provincia) y actúa a su vez como verdadero núcleo geográfico de la zona. Sin embargo, en lo que a extensión se refiere, la ciudad de Granada no puede competir ni de lejos con Güejar Sierra, cuya extensión de tierras es bien importante. En cambio, Dúdar y Cájar son, respectivamente, el pueblo con menos habitantes y el pueblo con menor extensión geográfica de la Vega de Granada (Cájar es además el municipio más minúsculo de toda la provincia).